Tu aliento es el letargo que redime
el fatídico sonido que me ahoga en la distancia,
el tiempo enerva la esperanza
que recorre aquel camino viejo,
marchita en la estridencia.
Me alejo de tus labios
y el cielo me calcina en brillantes sombras
que me arrastran a la condena
de la vida muerta.